Compártelo:

Share |

martes, 23 de noviembre de 2010

Adicción a las Drogas

La adicción a la drogas es uno de los problemas sociales que ataca a la población del mundo sin respetar edad, sexo o estrato económico.  Queremos compartir información que puede ser de utilidad referente a este grave problema: usar o no usar drogas? una disyuntiva que nos propone la sociedad.

¿Qué es la adicción a las drogas?

Es la necesidad que una persona tiene de consumir determinadas sustancias (alcohol, marihuana, cocaína, alucinógenos, etc.). Esta necesidad no desaparece a pesar de que la persona consumidora sufra las consecuencias negativas producidas al momento de consumirlas o después de dejar de usarlas. Generalmente, es más una necesidad psicológica que física.
 
¿Cómo identificarla? 
 
Es una enfermedad primaria, progresiva y mortal
 
Primaria:

Muchas personas piensan que la adicción aparece después de algún problema o “trauma” de la niñez; sin embargo no es así ya que esta idea no es completamente cierta. La realidad es que la adicción a las drogas puede padecerla cualquier persona y debe ser tratada bajo el principio de aceptación, esto quiere decir que la persona aceptará que está enferma y que debe abstenerse de seguir consumiendo drogas o alcohol, además de pedir ayuda a expertos en la materia.


Algunos investigadores afirman que es posible saber con anticipación si una persona va a ser adicta o no en alguna etapa de su vida. Plantean la hipótesis que desde temprana edad un niño se comporta de tal manera que se va preparando el terreno para que desarrolle la adicción algunos años después. Ellos hablan de los niños que son muy nerviosos, hiperactivos y emocionalmente inestables; claro está, que esos niños pueden cambiar su manera de comportarse al interactuar con el medio familiar o social o, sencillamente, al llegar a la pubertad pueden sufrir cambios en su manera de ser y por lo tanto, esa supuesta personalidad “pre-adictiva” desaparece para siempre.


Por otra parte, algunos expertos afirman que los niños muy inseguros y extremadamente dependientes de sus padres, al llegar a determinada edad (pubertad o adolescencia), en el afán de vencer esa inseguridad y lograr cierta autonomía respecto a su progenitores, podrían usar alcohol o drogas debido a que el efecto de estas sustancias les permitirá aumentar la seguridad personal y olvidarse de los lazos que los atan a sus padres. Sin embargo, este tipo de niños inseguros y dependientes emocionalmente, al llegar a la pubertad también pueden modificar sus sentimientos y convertirse en otro tipo de personas, y esto sin necesidad de recurrir al consumo de drogas.

Progresiva:


Quiere decir que el problema va empeorando cada vez más mientras la persona no acepte su condición y busque ayuda. Muchos adictos, sus familiares y amigos piensan que con sostener una conversación con la persona problema, dándole consejos o regaños, ésta va a dejar de consumir y las cosas van a cambiar. Desgraciadamente esto no es así con la adicción a las drogas y se requiere de ayuda profesional.

Es muy probable que después de la mencionada conversación, en las que se invirtieron tiempo, energía e inteligencia, tanto la persona adicta como el voluntario que brindó su ayuda, salgan convencidos de que algo bueno va a suceder próximamente, pero al cabo de pocos días, las cosas van a regresar a como estaban antes o quizás peor.

Durante el período de abstinencia (tiempo durante el cual la persona no consumió la sustancia) se produce un fenómeno caracterizado por el incremento en el deseo de consumo, y toda la energía contenida de ese deseo se desbocará a la hora de regresar a beber o a usar drogas.


Mortal:

A medida que la persona adicta consume más drogas, tiene más riesgo de morir por una sobredosis, pero también existen otros puntos a tomar en cuenta, por los cuales la adicción se vuelve mortal. Se puede morir en un accidente de tránsito al conducir intoxicado, al involucrarse en riñas sufriendo golpes o lesiones producidas por armas e incluso se puede morir al no ingerir alimentos o líquidos ya que la mayoría de drogas quitan el hambre y en ocasiones hasta la sed.

Toma en cuenta que se puede sucumbir fácilmente ya que mientras se abusa del alcohol o drogas se pierde el sentido de la vida y se llega al suicidio (esto es algo que le sucede a gran cantidad de alcohólicos y adictos). Finalmente se puede perecer por la sencilla razón de que a la mayoría de los adictos les resulta muy difícil parar de consumir, provocando un deterioro progresivo de las funciones vitales del organismo hasta que este deje de funcionar.

A pesar de todo, esta enfermedad se puede tratar y detener a tiempo. Hay mucha gente que lo está intentando con buenos resultados en la actualidad.

Recuerda:

La adicción a las drogas es una enfermedad que puede llevar a la muerte de quien la padece y su tratamiento debe estar enfocado en la aceptación del problema y ayuda profesional, recuerda que no estás solo. La vida es un reto que debemos asumir cada día, afróntalo sanamente y con responsabilidad!!

2 comentarios:

  1. ¿qué opinan de esas salas en España, donde los consumidores que aplican o consumen droga con la asistencia de profesiones presentes para evitar sobredosis?

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu interés. En cuanto a las narcosalas, es una gran ventaja el contar con personal profesional que supervise la administración de estas sustancias con la finalidad de disminuir los casos de sobredosis. Un plus adicional, es el hecho de que al administrarlas de manera sanitaria se reduce el contagio de enfermedades como hepatitis y VIH. Sin embargo, la mayor ventaja de estos lugares consiste en la inclusión de personas consumidoras dentro de programas de rehabilitación de manera controlada. No olvides que el objetivo no radica en la administración controlada, sino en la rehabilitación.

    ResponderEliminar

Comenta esta publicación... tu opinión es muy valiosa!! Únete a esta iniciativa, déjanos tu correo electrónico en www.alivesociety.com, o suscríbete aqui

AliveSociety en Linkedin