Compártelo:

Share |

sábado, 27 de noviembre de 2010

Marihuana

Continuando con las publicaciones relacionadas con adicción a las drogas en esta ocasión el equipo de Alivesociety.com publica información acerca de el cannabis, que es una sustancia psicoactiva tomada del cáñamo; a sus flores se les llama marihuana.

Historia


La marihuana más antigua que se conoce relacionada con los humanos está datada en 2700 años de antigüedad en la tumba de una momia caucásica al oeste de China.

Otros restos fueron encontrados hace 1700 años en Judea donde se usaba como sedante en los partos inhalándola.

Consumo


Se trata de una sustancia psicoactiva que suele ser consumida por vía respiratoria (fumando), aunque también es posible su consumo por vía oral, pero es altamente advertido su efecto al ser mas alto el nivel de riesgo a delirios y pánico.


Se presenta en diferentes formas. La más conocida es el fumar las flores secas.


La forma más habitual de consumo es en forma de cigarrillo liado armado a mano. En estos casos se usan directamente las flores secas y desmenuzadas. Otros métodos incluyen el uso de pipas muy pequeñas, también conocidas como one-hitters, y pipas de agua para fumar el cannabis mientras se enfría el humo.


La literatura acerca de los efectos psicoactivos del cannabis no es unánime, y la descripción de los síntomas que produce su consumo, así como la valoración de las consecuencias a corto, medio y largo plazo varía enormemente en función de la actitud general que se toma ante esta droga.

Según los defensores del consumo de marihuana, no sería una droga solamente euforizante, sino más bien visionaria, y en ocasiones los sujetos describen estados de exaltación. Como norma general el sujeto se ve envuelto en un estado de ensoñación placentero. La literatura refiere que los colores, los sonidos y las percepciones espaciales pueden distorsionarse y “mostrar aspectos de lo cotidiano hasta el momento desapercibidos”. El apetito aumenta, los colores pueden parecer más brillantes, los sonidos más intensos.

La marihuana generalmente alivia la tensión y aporta una sensación de bienestar en muchos de los que la consumen; aunque en otros casos la experiencia es desagradable, y el sujeto puede padecer náuseas o reacciona vomitando (sin que por ello se reduzca así el principio activo), en cuyo caso la experiencia, lejos de ser buena, resulta negativa. Otro efecto es la generación de suspicacia hacia uno mismo. Desde un punto de vista social, produce desinhibición e hilaridad, aunque los estados de ánimo tienden al contagio y puede provocar silencio general y amodorramiento, siendo utilizada también para las actividades sexuales o la introspección.

El cannabis es psicoactivo, esto quiere decir que cambia el funcionamiento del cerebro, dependiendo de la cantidad. Puede inducir a la sociabilidad, así como al recogimiento; de cualquier manera, puede generar la sensación de incremento de la percepción visual y auditiva. En general se admite que los efectos de dicha sustancia se adaptan a las expectativas del sujeto.


Además existe evidencia de que su consumo aumenta la posibilidad de padecer esquizofrenia, o bien a la inversa, que hay mas consumidores de marihuana entre quienes tienen predisposición a padecer esta patología.


Una característica de los efectos del consumo de psicotrópicos como la marihuana es el conocido como síndrome amotivacional, caracterizado por abulia, apatía, pasividad, indiferencia o irritabilidad, dificultad atencional y fatigabilidad fácil.


Es controvertida la afirmación de que el consumo intenso y prolongado de marihuana pueda tener efectos similares a los del tabaco sobre los pulmones.


Nuevamente existen discrepancias en los análisis acerca del potencial adictivo de esta sustancia. Quienes realizan análisis más sombríos afirman que algunas personas devienen dependientes de la marihuana por razones psicológicas, no físicas como la nicotina y además su componente activo el tetrahydrocannabino tiene diversos usos terapéuticos y es recetado para personas con cáncer pancreático.


El fumar un “cigarrillo de marihuana” por día no alcanza para que se ocasionen alteraciones estables y crónicas. La abstinencia es un cuadro altamente complejo en el cual se encuentran intercorrelacionados síntomas psicológicos y conductuales constituyendo un registro subjetivo. La marihuana no es "adictiva" sino habituante . El usuario de marihuana, cuando está privado del consumo, no experimenta la agonía de substracción que se experimenta con otras drogas como el tabaco o el alcohol.


Si bien los efectos de la marihuana duran ocho horas, los resultados de la detección de marihuana en los análisis de orina permanecen positivos durante varios días después del consumo, incluso en consumidores ocasionales.


Efectos físicos del consumo


Un estudio finalizado en 2007 concluyó que el humo de las hojas secas de esta planta reduce el número de las pequeñas ramificaciones en los pulmones responsables del transporte de oxígeno a la sangre y evacuación de sustancias nocivas, concluyen que por esto los fumadores de marihuana suelen poseer más flema, tos y suelen experimentar la sensación de que se les cierra el pecho.


Uno de los efectos más conocidos es el incremento de la sensibilidad de las papilas gustativas por lo cual muchos alimentos (y más los que contienen azúcares) suelen parecer más dulces de lo que realmente son. El aumento en los sentidos no solamente son en el gusto sino que se ven afectados el tacto, en donde parece que todo el tejido tegumentario posee sensibilidad, los sonidos se escuchan más claramente y hasta se identifican algunos que antes parecían apagados. El consumidor experimenta un leve estado de trance, relajación y conexión con las artes, especialmente la música, la literatura y la pintura.


Otro efecto secundario conocido es una ligera o significativa pérdida de la memoria a corto plazo. La memoria en sí se ve seriamente afectada pues hay dificultades para la conexión neuronal, aunque por lo general momentos después se recuerda lo olvidado bajo los efectos del cannabis.


Si bien existen varios artículos que promueven al cannabis como "tóxico", se demostró que como droga recreacional no solo es más sana que el tabaco sino incluso más sana que el café. Siendo que drogas populares como el tabaco, el alcohol, los anti-inflamatorios como la aspirina, el café y entre otras causan millones de muertes cada año en todo el mundo, el cannabis, en sus más de 10.000 años de uso, no ha causado muertes ni enfermedad en sus usuarios.


Uso médico o terapéutico


Actualmente se investigan los usos médicos de la marihuana para diversas enfermedades, lo que ha generado, de nuevo, cierta polémica. Muchos estudios afirman que es eficaz frente a las náuseas producidas por tratamientos de quimioterapia o de tratamiento contra el sida, su efecto estimulante del apetito ayuda a combatir la inapetencia, así como la anorexia. También puede ayudar a reducir la presión ocular asociados a glaucoma.
Debido al papel inmunomodulador, neuroprotectror y antiinflamatorio de la marihuana se han realizado cientos de estudios sobre enfermedades neurológicas y auto inmunes asi como se ha demostrado que ayuda en el dolor neuropático

Hay numerosos estudios acerca de la esclerosis múltiple que han demostrado que puede ayudar a reducir el miedo, los temblores, el insomnio, la espasticidad, relajar los musculos ,reducir la presión intraocular o mejorar el control de esfinteres. Existen estudios que hacen suponer que puede ralentizar otras enfermedades neurológicas como el Alzheimer.


Una investigación llevada a cabo por la Universidad Complutense de Madrid ha demostrado que el cannabis puede tener efectos muy beneficiosos contra el cáncer. El principio activo del hachís se ha mostrado capaz de acabar con las células cancerígenas, de matarlas, y al mismo tiempo mantener vivas las que están sanas.

5 comentarios:

  1. Me parece muy bien que se desmitifique todo lo que rodea al consumo de la noble hierba. Como consumidor quiero debatir una cuestión, en el artículo dice que la marihuana puede funcionar con antiinflamatorio, en mi caso, tiene el efecto contrario, si tuviera una herida, esta se inflama al momento de consumir la marihuana. También he leído que la marihuana altera los niveles de glucosa en la sangre, ¿cómo esto puede afectarme si tengo una predisposición genética a contraer diabetes?

    ResponderEliminar
  2. Que buen articulo, la verdad es necesesario seguir con la discusión, pues existen muchos mitos sobre su uso, y demasiada satanización incluso es necesario iniciar una discusión sobre su legalización

    ResponderEliminar
  3. Estimado amigo, acogemos con satisfacción tu inquietud y dando respuesta a la misma no existe evidencia de que el consumo de marihuana predisponga al desarrollo de diabetes; sin embargo, es importante recalcar que uno de los efectos de este cannabinoide es estimular el apetito, razón por la cual, al consumir mayor cantidad de alimentos se incrementarían indirectamente los niveles de glucosa. Además, recuerda que al estar bajo los efectos del consumo podrías olvidar ingerir tu medicamento si fueses paciente diabético o administrártelo de manera inadecuada (insulina). En conclusión el consumo de marihuana no predispone al desarrollo de diabetes pero si podría influir de manera indirecta en el adecuado control de la misma.

    ResponderEliminar
  4. Muy buen artículo, sin duda da para mucho más, pero felicitaciones!

    Felipe!

    ResponderEliminar
  5. Felipe tus aportaciones son bienvenidas

    ResponderEliminar

Comenta esta publicación... tu opinión es muy valiosa!! Únete a esta iniciativa, déjanos tu correo electrónico en www.alivesociety.com, o suscríbete aqui

AliveSociety en Linkedin