Compártelo:

Share |

jueves, 10 de marzo de 2011

Acufeno/Tinitus (Ruido en el oído)

¿Qué es el acufeno?

Es la percepción de un sonido sin que exista fuente sonora externa que lo origina. Se trata de un síntoma, no de una enfermedad. No debe ser confundido con alucinaciones auditivas. Es importante tratar este tema debido a que no existe una solución definitiva a este problema, razón por la cual muchos pacientes van de médico en médico sin encontrar mejoría, tornándose frustrante tanto para el profesional de salud como para el paciente.

Puede afectar a uno de los oídos, a los dos o sentirse en la cabeza y puede ser percibido como el murmullo de mar, chorro de vapor, grillo, timbre, etc.

La mayoría de la población, lo ha padecido en algún momento de su vida. Sólo en un pequeño porcentaje de los pacientes produce molestias suficientes como para requerir su abordaje diagnóstico y terapéutico. Aunque su origen no está claro, se piensa que podrían estar implicadas áreas del sistema nervioso central y periférico, lo que explicaría la distinta percepción del síntoma por los pacientes y justificaría en parte, la débil respuesta a los diferentes tratamientos

¿Cuáles son sus causas?

La mayoría de los acufenos son benignos y no se identifica una causa. Lo más probable es que se deban a una alteración en la función auditiva. En este caso, más que de diagnóstico diferencial hay que hablar de asociaciones etiológicas: un 90% de los pacientes tienen problemas de oído, un 33% refieren enfermedad vascular, un 10% se asocia al consumo de fármacos y 5-10% con patología neurológica. Los acufenos de presentación pulsátil (como los latidos del corazón) tienen otro tipo de enfoque y tratamiento.

Factores otológicos:
  • Trauma acústico crónico o brusco 
  • Otoesclerosis 
  • Presbiacusia 
  • Tapones de cera 
  • Síndrome de Menière 
  • Neurinoma del acústico 
  • Barotrauma 
  • Perforación timpánica 
Factores vasculares:
  • Sordera súbita 
  • Hipertensión arterial 
  • Vasculitis 
  • Ateroesclerosis 
  • Factores hematológicos 
  • Anemia 
  • Policitemia vera 
Fármacos:
  • AINES (principalmente Ácido Acetilsalicílico (aspirina), Ibuprofeno y Naproxeno) 
  • Antibióticos: Aminoglucósidos, Eritromicina, Doxiciclina, minociclina 
  • Diuréticos: ácido etacrínico y Furosemida
  • Quimioterápicos y metales pesados: cisplatino, mercurio, plomo 
  • Agentes tópicos otológicos: antisépticos, antibióticos y antinflamatorios 
 Factores neurológicos:
  • Traumatismo cráneo encefálico o esguince cervical 
  • Esclerosis múltiple 
  • Jaqueca con aura auditiva 
  • Meningitis 
  • Crisis del lóbulo temporal 
  • Problemas dentales y trastornos de la articulación temporo-mandibular 
Factores metabólicos:
  • Hiper o hipotiroidismo 
  • Déficits de vitamina A, B12 y zinc 
  • Hiperlipemia 
Factores psicológicos:

No es infrecuente detectar en pacientes con acufenos una patología depresiva o ansiosa de base. Así mismo, hasta un 25% de los pacientes que debutan con este síntoma, pueden desarrollar un cuadro depresivo.

¿Cómo se diagnostica?

El objetivo en la primera consulta será buscar las causas tratables de acufeno y hacer una orientación diagnóstica correcta.

Para su adecuada evaluación y manejo es imprescindible una entrevista encaminada a identificar las características del sonido que refiere el paciente. Así como un examen físico general, principalmente centrado en el área cabeza y cuello. Además, es aconsejable el uso de índices de severidad del acufeno para, de esta forma, poder establecer el impacto del mismo en la calidad de vida. Además es importante la realización de una audiometría conjuntamente con pruebas del equilibrio o exámenes de imagen de acuerdo al caso.

¿Cómo podemos tratarlo?

En los casos de acufeno secundario a causas tratables, habrá que instaurar las opciones terapéuticas más adecuadas en cada caso. En el manejo del acufeno benigno percibido solo por el paciente, sin causa específica, algunos estudios sugieren que la historia natural es a la mejoría espontánea, aproximadamente el 25% mejora mucho, el 50% algo y el 25% sigue igual y, sólo en un porcentaje escaso de pacientes, supone una alteración significativa de su calidad de vida.

Aunque no existan ensayos clínicos que avalen la efectividad de algunas medidas generales, si puede ser recomendado evitar ciertos excitantes (chocolate, café, té y cola), tabaco, uso de fármacos ototóxicos. La protección frente al ruido es la medida preventiva más eficaz para evitar su aparición. Hasta el momento no existe un tratamiento efectivo que pueda indicarse de forma generalizada.

Entre las diferentes opciones disponibles están:

Tratamiento farmacológico:

Se recomienda utilizarlo solo si el acufeno está afectando severamente la calidad de vida del paciente por ejemplo: disminuye su rendimiento laboral o intelectual, causa insomnio, depresión, ansiedad. Por lo anteriormente señalado se ha utilizado medicación antidepresiva y ansiolítica en estos pacientes con resultados favorables parciales, ya que ninguna medicación cura este ruido en el oído sino solo ayuda con los síntomas y hace que el paciente tolere mejor su problema. Otros fármacos como ginkgo biloba no han demostrado beneficio concluyente

Tratamiento no farmacológico

Se han realizado ensayos clínicos con hipnosis, psicoterapia, biofeedback, acupuntura, terapia de recapacitación del tinnitus, estimulación eléctrica, estimulación magnética y ultrasonidos, presentando casi todos los estudios deficiencias metodológicas en su diseño sin que se pueda aportar una evidencia fuerte sobre ninguna de ellas.

Lo que mejor resultado ha mostrado es la terapia de enmascaramiento del acufeno, esto quiere decir que podemos distraer al oído con sonidos externos (tele, radio, música) con la finalidad de que el paciente no se focalice en oír ese ruido molesto dentro del oído. Explicar las veces que sean necesarias que es una condición benigna. Cuando los síntomas afectan la calidad de vida de forma severa es aconsejable el manejo multidisciplinario, incluso con grupos de apoyo.
Recuerda:

Es importante individualizar la situación de cada paciente, intentando ser positivos en la ex
plicación del síntoma. Existen casos que precisan el uso de fármacos, sobre todo si se asocia a ansiedad o depresión. Si no mejorase, pueden utilizarse o asociarse las demás posibilidades terapéuticas mencionadas, sobre todo la terapia de enmascaramiento del acufeno o cognitiva del comportamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta esta publicación... tu opinión es muy valiosa!! Únete a esta iniciativa, déjanos tu correo electrónico en www.alivesociety.com, o suscríbete aqui

AliveSociety en Linkedin