Compártelo:

Share |

jueves, 24 de marzo de 2011

Síndrome del Túnel Carpiano

¿Qué es el síndrome de túnel carpiano?

Se denomina así a la neuropatía producida por la compresión del nervio mediano dentro del túnel del carpo a nivel de la muñeca. Se presenta con mayor frecuencia en mujeres que en hombres con una proporción de 2:1, generalmente entre los 40 y 60 años con otro pico alrededor de los 75 años. Los síntomas son bilaterales (en las dos muñecas) en el 50% de los pacientes. Es la principal causa de parestesias de la extremidad superior.

¿Cuáles son sus causas?
  • Causa idiopática (degeneración hipertrófica del ligamento anular), hasta un 50% de casos. 
  • Traumas y microtraumas (fracturas mal consolidadas, callosidades, obreros de máquinas neumáticas, amas de casa) 
  • Artritis inflamatorias: artritis reumatoide, lupus 
  • Artritis microcristalinas: gota 
  • Endocrinopatías: diabetes mellitus, hipotiroidismo 
  • Tenosinovitis de los flexores 
  • Embarazo 
  • Anticonceptivos. 
  • Mieloma múltiple 
  • Gangliones 
  • Tumores: lipomas, hemangiomas 
  • Obesidad 
  • Flexo-extensión repetida de la muñeca 

Puede presentarse en forma aguda y crónica. La forma aguda suele ser poco frecuente y es debida a un aumento rápido y sostenido de la presión en el túnel carpiano, suele asociarse a fractura de radio. La forma crónica es mucho más común y los síntomas pueden persistir durante meses o años.

¿Cuáles son sus síntomas y cómo se manifiestan?

Generalmente comienzan de manera gradual y se manifiestan con sensaciones de calor, calambre o amortiguamiento en la palma de la mano y los dedos, especialmente pulgar, medio e índice. A menudo aparecen primero en una o ambas manos durante la noche, con una sensación de adormecimiento de las puntas de los dedos, originada por dormir con las muñecas dobladas. Una persona con síndrome del túnel carpiano puede despertarse sintiendo la necesidad de “sacudir” la mano o la muñeca. A medida que los síntomas se agravan, los pacientes comienzan a sentir el calambre durante el día.

La disminución en la fuerza de la mano puede dificultar cerrar el puño, sostener objetos pequeños o realizar otras tareas manuales. En casos crónicos o sin tratamiento, los músculos de la base del pulgar pueden debilitarse o atrofiarse. Algunas personas incluso no pueden distinguir el frío y el calor a través del tacto. Los síntomas suelen aparecer en sujetos cuya ocupación laboral incluye la realización de movimientos repetitivos de la muñeca, lo que puede provocar inflamación ligamentosa y compresión del nervio mediano, aunque otras causas como fracturas o lesiones ocupantes de espacio también pueden estar en el origen de su desarrollo.

¿Cómo se diagnostica?

El examen clínico forma parte fundamental en el diagnóstico tanto para el médico general como para el reumatólogo. La clínica, así como la actividad laboral, son fuertemente sugestivas de esta enfermedad, sin embargo existen algunos signos clínicos y pruebas complementarias que confirman el diagnóstico. Entre los datos que orientan hacia la existencia de un síndrome del túnel carpiano se encuentran una serie de maniobras que deliberadamente disminuyen o aumentan el espacio de tránsito por dicho túnel, comprobando con ello si aumenta o disminuye la sintomatología:


Signo de Phallen: Mediante la flexión palmar de la muñeca a 90 grados durante un minuto se reduce el espacio de tránsito, desencadenándose parestesias en la mano.

Signo de Tinel: Se percute el ligamento anular de la muñeca con un martillo de reflejos. Si existe compromiso del canal se produce una sensación de calambre sobre los dedos segundo y tercero (inervados por el nervio mediano).

Signo del círculo: Cuando el paciente intenta oponer el primer dedo al segundo (ejecutando la figura de un círculo, o el signo internacional de OK) no es capaz de flexionar correctamente las falanges dibujando una "pinza" o "pico de pato", en lugar de un círculo.

Signo de Durkan: Se presiona con el pulgar la cara palmar de la muñeca, en la zona situada entre las eminencias tenar e hipotenar,, desencadenando los síntomas si existe estrechez del paso.

Signo de Pyse-Phillips: Desaparición de las molestias con la elevación del miembro afectado.

Electromiografía: Es la prueba más sensible y específica. Detecta la disminución de la velocidad de conducción sensitiva y motora. Útil para confirmar el diagnóstico y valorar la severidad de la compresión.

¿Cómo tratarlo?

El 40% de casos de causa idiopática remite sin tratamiento en 6 meses.

Tratamiento etiológico: Controlar y tratar el problema específico: diabetes, hipotiroidismo, artritis reumatoide, gota.

Tratamiento conservador: Indicado en casos con síntomas leves, sin atrofia de la eminencia tenar, embarazo o con historia de sobreuso. Puede recomendarse reposo de la mano, AINEs y/o una férula dorsal nocturna en extensión que abarque mano y antebrazo.

Tratamiento quirúrgico: Es más eficaz que el entablillado para aliviar los síntomas del Síndrome del túnel carpiano. Está recomendado en los casos de:
  • Persistencia de síntomas a pesar del tratamiento médico. 
  • Déficit sensitivo o motor (atrofia eminencia tenar). 
  • Lesiones ocupantes de espacio que requieran extirpación. 
  • Síntomas severos o progresivos de más de 12 meses. 

Recuerda: 

El síndrome del túnel carpiano es la neuropatía producida por la compresión del nervio mediano a nivel de la muñeca produciendo amortiguamiento y debilidad. Si padeces de los síntomas descritos, acude a tu médico para una valoración y tratamiento oportunos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta esta publicación... tu opinión es muy valiosa!! Únete a esta iniciativa, déjanos tu correo electrónico en www.alivesociety.com, o suscríbete aqui

AliveSociety en Linkedin