Compártelo:

Share |

jueves, 4 de agosto de 2011

Infecciones nosocomiales

¿Qué es una infección nosocomial?

Es aquella infección contraída por pacientes que se encuentran ingresados en un recinto de atención sanitaria. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), deben incluirse aquellas infecciones que no se habían manifestado ni estaban en período de incubación; es decir, aquellas que se adquieren durante su estancia hospitalaria y no son la causa de ingreso a una casa de salud. También están dentro de esta categoría las que contraen los trabajadores del centro debido a su ocupación.

¿Desde cuándo existen registros de estas infecciones?

Fueron tomadas en cuenta sólo a partir de la mitad del siglo XIX, y con numerosas discusiones en el entorno médico de la época, ya que era inadmisible pensar en que el médico, era también propagador de enfermedades.

¿Cuáles son sus causas?
  • Contacto con una colonia de microorganismos patógenos dentro de una instalación hospitalaria
  • Tratamiento inseguro
  • Compartir un vial contaminado
  • La madre durante el parto
  • Visitantes portadores de una infección transmisible mediante contacto o el aire
  • El propio personal sanitario que asiste al enfermo
  • Instalaciones hospitalarias demasiado antiguas y difíciles de esterilizar

Además de las antes mencionadas, también los quirófanos, especialmente aquellos en los que se utiliza luz y ventilación artificial, los sistemas y conductos de aire acondicionado, el uso de instrumental mal esterilizado, falta de elementos protectores, personal adecuado y material estéril como: blusas, guantes, mascarillas, también predisponen la aparición de estas infecciones.

¿En qué condiciones proliferan las infecciones nosocomiales?

Las colonias de patógenos pueden proliferar sólo, si las condiciones ambientales específicas lo permiten, ya que a menudo son microorganismos oportunistas. También la resistencia a los antibióticos utilizados para combatir a los gérmenes patógenos, influye en su erradicación.

¿Qué estrategias pueden emplearse para prevenirlas?

Existen distintas estrategias aplicables, que permiten reducir el número de afectados:
  1. Distanciar a los pacientes de los focos de contagio Minimizar la presencia de visitantes y pacientes en los hospitales, tomando en cuenta siempre las características del paciente, el tipo de intervención, pronóstico y que las condiciones de su domicilio lo permitan.
  2. Recopilación de datos y análisis Analizar las características del proceso de hospitalización actual, es un paso importante que puede establecer indicadores estadísticos sobre las causas a evitar.
  3. Refuerzo de la profesionalización del personal sanitario Disminuir las rotaciones del personal, para de esta manera, también reducir la presión asistencial, permitiendo al profesional sanitario, atender con prudencia, sensibilidad, y observancia de los protocolos de seguridad y asepsia.
¿Quiénes están implicados?

Agentes implicados en la infección hospitalaria:
  • Pacientes y visitantes de un hospital o centro de salud
  • Personal médico y sanitario
  • Equipo gestor y directivo de clínica u hospital, y sus propietarios
  • Autoridades administrativas
  • Proveedores de material sanitario y farmacéutico
  • Constructores y diseñadores de instalaciones y medios hospitalarios

Ámbito del paciente

Para un paciente afectado por este contagio, no resulta fácil probar que su enfermedad ha sido producida por un tratamiento médico negligente, ya que desde el momento real del presunto contagio, hasta su correcta detección, pueden pasar años, y el paciente, recurrir mientras tanto a diversos tratamientos y hospitales, desconociendo su estado real de su salud.

Ámbito del profesional de la salud

Tampoco resulta sencillo para el médico o personal sanitario, garantizar que su labor está libre de posibles riesgos de contagio para sus pacientes, y está obligado, por tanto, a extremar el cumplimiento de las medidas de asepsia y antisepsia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta esta publicación... tu opinión es muy valiosa!! Únete a esta iniciativa, déjanos tu correo electrónico en www.alivesociety.com, o suscríbete aqui

AliveSociety en Linkedin