Compártelo:

Share |

jueves, 10 de noviembre de 2011

Memorias de un derrame cerebral en Quito


A continuación un relato de vida publicado por Farina Guerrón Bastidas, Psicóloga Clinica y Artista. Muchas gracias Farina por compartir tu experiencia de vida, el Equipo de AliveSociety te agradece por tu aporte y te felicita por tu fuerza de espíritu ejemplar para todos.


Memorias de un derrame cerebral en Quito


De repente abre los ojos se encuentra en su habitación esta media nublada se ve en una silla de ruedas, se siente mareada, la mitad de su rostro paralizado, busca con sus ojos algo que le permita salir de este sueño, una salida algún error entre las imágenes de su cuarto pero, no encuentra nada.

Se empieza a desesperar, siente raro uno de sus ojos, pero sigue buscando… los días, las horas pasan y poco a poco lo va aceptando, es real y existente, llora llora tiene rabia, se siente como una niña pequeña que depende de sus padres.

Una de las cosas que le hacen sentirse mal es no poder bañarse por si misma, encontrar la temperatura exacta del agua y no poder evitar que le entre shampoo en los ojos, las gotitas cálidas del agua la relajan por lo menos.

Ama a sus padres se da cuenta de ello, después de tantas peleas, gritos y ganas de largarse recuerda que los ama.

No son perfectos tienen sus errores humanos que le sacaban de quicio pero ahora los ve y siente su amor, ella también es amor y como amor perdona y es incondicional… No camina, está molesta con Dios, piensa ¿por qué lo permitió por que sufrió un Acv si estaba tan bien?

Percibe a las personas de manera diferente, siente su energía, les nota colores, mira su belleza cuando vienen a visitarla, cuando le hablan. Luego observa a la gente que mira desde lejos, sentada en la silla que le prestó su abuelita. La gente se conmueve cuando te ve enferma y aunque todos quieren ayudar, solo algunos se deciden hacerlo.

El acv o derrame cerebral hemorrágico le sucedió antes de cumplir 28, dependiendo del lugar que se localiza en el cerebro afecta a diferentes partes del cuerpo. Lo último que recuerda es que salió a escalar y luego estaba en el carro de sus papas vomitando yendo apresurados a un hospital.

Regresa a su casa, pasa meses ahí, tiempo después llega a ella un libro del que le hablo un amigo. Son 9 meses ya, lo busca en internet [1] y lo encuentra, lo lee parece que tuviera sed y la tiene, las palabras calman su sed, ha tenido tiempo para sentirse, para escucharse, eso deseaba, pero no se dio el tiempo cuando no aparecía la enfermedad, siempre aparecía alguien y no se dejaba estar sola.

En la soledad nos escuchamos a nosotros mismos, recuerda cuando era niña y disfrutaba de estar sola, de escucharse, de sentirse, han sido duros estos meses, esta experiencia… duele por dentro, pero también le hace recordar

En el silencio profundo de vez en cuando oye como destellos a lo lejos los ladridos de los hermanos perros, escucha un tic tac tic tac tic tac es su corazón, está viva se siente en lo físico y ya sabe que todo es vida fluyendo, incluso lo que se conoce por muerte, respira profundamente y siente a su Creador todo es creación Vida!

Mira el cielo de su Quito que hermoso es tan azul entre verdes e imponentes montañas y a veces es gris, cambia de humor frecuentemente como nosotras las mujeres o por lo menos yo, eso me han dicho y escuchado. Lo lindo es que se puede fotografiar ese cielo, eso extraña mucho salir a caminar y fotografiar, llenarse de sensaciones estallando de alegría.

En otros lugares también he visto cielos hermosos son distintos, todos tienen su belleza, pero ahora el de mi Quito es el que más miro, mientras mis gatos me acompañan, vienen y se van, me encantan sus ojos que dan al cielo, su maullido, sus movimientos y ese motorcito ronroneador que vibra cerca de mí, cuando están a gusto. Rayito y Brisa se pelean, están juntos, se dan su espacio, me dan mi espacio y vuelven a brincar entre los muebles. Gatos locos, bellos gatos…

Le cansan los ejercicios de la terapia, que tiene que hacer todos los días para que su cuerpo físico se recupere. Lo que le agrada es escuchar la música que tiene recopilada en la computadora, le encanta el rock clásico y el rock argentino, siempre le gusto, creció escuchándolos, vibrando a su ritmo y algunos otros músicos, que ha descubierto últimamente. En este momento esta sintiéndose con la letra de jaguares se encuentra a si misma tarareando El equilibrio:

Me acuesto en el centro del punto de partida y miro mi rumbo, y miro el espacio, despacio se va el viento, despacio se va el día
no quiero perder el instinto que me guiará a recuperar
nuestro estado original.. Dime jaguar como mirar en la oscuridad”

No sé, con qué sensación recuerda, cuando sus ojos penetraban en la oscuridad del teatro diciendo su poesía para el público, nunca pensó hacerlo, era algo tan suyo, pero le gusto compartir, de alguna manera compartir libera y mirar de frente a los ojos de la gente también.

De alguna forma eligió vivir ahora y recuperarse, lo está haciendo es lento y difícil pero lo eligió viendo a la luz y la oscuridad. Leyendo hablando y sintiendo a la vida que navega dentro y fuera de ella. Recordando quien Es y quien quiere Ser. Viendo que todos somos especiales, a veces creemos que somos los únicos especiales, pero todos lo somos.

Seres maravillosos y creadores como dice Dios, existiendo en este mundo de la relatividad, bien explicado por aquel comprendido e incomprendido a quien llamaban Einstein.

Qué hermoso decidir, elegir, poder hacerlo, que gran elección.

Por: Farina Guerrón Bastidas

www.flickr.com/photos/farina_simone_guerron_bastidas

farinasimone@yahoo.com


[1] Conversaciones con Dios- Neale Donald Walsch

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta esta publicación... tu opinión es muy valiosa!! Únete a esta iniciativa, déjanos tu correo electrónico en www.alivesociety.com, o suscríbete aqui

AliveSociety en Linkedin